“Ni una menos, desde los primeros años”.

Hace unos días me recomendaron este libro (mi prima Victoria, ya les contaré e de ella, merece un post aparte) “#Ni una menos” Desde los primeros años. Como todavía no lo tengo, decidí investigar un poco de que se trataba. Y encontré esta nota en Télam que me pareció excelente y me dio muchas más ganas de leer el libro.

Ni-una-menos-2

La idea de este libro básicamente es cultivar una niñez más igualitaria, menos cargada de estereotipos y mucho más justa.

Las Juanas Editoras y Chirimbote, son los dos sellos autogestivos que están a cargo de esta producción,  creen que los libros son territorios donde disputar los sentidos que se traducen en relaciones de poder entre varones, mujeres y otras identidades.

Educar bajo la igualdad, sin cadenas de opresión, sin marcados estereotipos bajados de forma autómata para luego ser cargados por nuestros niños.

Cecilia Merchán, del Colectivo Las Juanas, compiladora de la publicación en trabajo conjunto con Nadia Fink dice, “No es posible considerar que se puede propiciar una sociedad más justa y, por lo tanto, más libre, involucrándonos sólo por la igualdad entre los géneros si no trabajamos firmemente contra toda la desigualdad social. Pero tampoco es posible actuar por la justicia social sin tener en cuenta y pelear simultáneamente por la igualdad de oportunidades entre los géneros”.

El libro reúne una decena de textos que despliegan ópticas académicas -antropologí­a, sociologí­a, educación o psicología-, así como también textos en clave más personal de quienes atravesaron las lógicas de poder con infancias trans u homosexuales, como los relatos de Susana Pita, Alan Otto Pietro y Carolina Unrein.

Nadia Fink de editorial Chirinbote, (editorial responsable de los libros Antiheroes y Antiprincesas). Comenta: “El desafío es plantear debates y cuestionamientos que van, por ejemplo, desde la educación y la vigencia del Programa Nacional de Educación Sexual hasta pensar en qué juguetes o qué películas, qué historias, qué ropa o qué colores circulan en la infancia. Y pensar cómo esto de los géneros sigue estando muy sectorizado a pesar de los avances. Creemos que las respuestas van a ir surgiendo de la práctica misma. Ambos colectivos coincidimos que el tema del género es profundamente popular, no es algo que planteamos desde la teoría sino que lo desarrollamos desde lo que vemos en lo cotidiano. Y por eso recuperamos esta multiplicidad de voces para ampliar miradas y a la vez poder hacernos preguntas distintas. Pensar, sin ánimo de soberbia, otras formas de vivir la infancia”.

También comento “Que Los estereotipos cumplen una función importante y son muy invisibilizados porque plantean “lo natural” de las cosas, es decir, que son así y cambiarlas implica trascender los límites de una sociedad y una cultura.
Con estos textos vemos que la identidad de género es algo que definimos en el trascurso de la vida y que definiciones tajantes sobre cómo ser mujer o ser varón restringe la posibilidad de desarrollo de una identidad propia. La infancia es un lugar donde se está todo por hacer, un lugar para descubrir desde lo sexual hasta el género, la identidad misma. Lo estereotipos lo único que hacen es restringir esas posibilidades”.

Fuente: Télam   http://www.telam.com.ar

 

Un comentario sobre ““Ni una menos, desde los primeros años”.

Anímate y deja un comentario