Leyenda: Palo borracho

Hace unos días atrás, buscando no sé qué cosa en Internet, encontré un artículo que hablaba de unos caramelos muy curiosos en Japón. Una golosina que tiene su historia y una peculiaridad, es un caramelo largo cortado del tamaño de la boca y no importa donde la cortes, aparece la cara simpática de Kintaro, un niño japonés que según la tradición vivía en la montaña y luchaba con osos, monos y otros animales salvajes. Este caramelo es famoso en Japón, representa al niño valiente. Pero mi post no se centra en esta golosina, ni en leyendas japonesas, sino que esta introducción es necesaria porque me hizo recordar una historia que escuché  hace muchos años, en boca de no me acuerdo quién.

Hay en Argentina un árbol con forma de botella, al que llamamos Palo borracho, las tribus cercanas al río Pilcomayo lo llamaban “Mujer” o “Madre pegada a la tierra”. Cuenta la leyenda que en una antigua tribu que vivía en la selva, habitaba una hermosa mujer codiciada por muchos hombres. Para su descontento, ella estaba enamorada de uno de los guerreros de la tribu y su  amor correspondido. Un día los guerreros debieron salir a la batalla y los amantes tuvieron que separarse.

Pasó el tiempo y los guerreros no volvieron, pero solo mucho, mucho tiempo después ella supo que su amor no regresaría.  Se negó a unirse a otro hombre y en soledad y tristeza partió al bosque para dejarse morir.

Y así la encontraron unos cazadores, muerta entre los yuyales. Cuando quisieron tomar el cuerpo para llevarlo a la tribu y poder enterrarlo, notaron con gran estupor, que de sus brazos comenzaron a crecer ramas, que su cabeza estaba inclinada hacia el tronco, y de sus dedos brotaron flores blancas. Huyeron con gran temor.

Varios días después un grupo de valientes se encaminó a la tarea de traer el cuerpo. Pero ya no encontraron a lo que antaño fue una mujer, sino en su lugar un robusto árbol cuyas flores blancas se habían vuelto rosas. Cuentan que esas flores blancas significaban las infinitas lágrimas de la mujer por su amor perdido y se volvieron rosas por la sangre derramada del guerrero.

15 comentarios sobre “Leyenda: Palo borracho

    1. Oh siii. El mito del Apolo y Dafne!! Apolo osó desafiar a Cupido y éste tomando dos de sus flechas disparó. Una con punta de oro, daba amor y la otra, con punta de plomo, desdén. La primera, llegó hasta Apolo y la segunda a Dafne. Una violenta pasión se apoderó de él, que corrió para buscar a su amor, mientras Dafne huye presa del desprecio y pidiendo ayuda a su padre la Tierra, se convierte en Laurel. Apolo devastado jura que será de él eternamente y con ella se coronará. De ahí el símbolo de los laureles para los vencedores. Gracias por recordármela!!! Saludos.

  1. ¡Buenos días! Estoy husmeando por aquí y me quedo contigo, tengo mucho por descubrir en este tu espacio tan genuino y precioso. La “Leyenda” de Palo borracho, que desconocía por completo es una preciosidad, al igual que tu forma de contarlo. Vuelvo esta tarde con más tiempo para seguir leyéndote. Ah, y muchas gracias por leerme tu a mi (mi Blog tan solo tiene un mes de vida y me queda mucho por aprender, pero estoy muy ilusionada). Buen día

    1. Muchas gracias por tus palabras! Éxitos en Blog, es hermoso este camino nuevo que hoy emprendes. Ando siempre por acá por si te surge alguna duda!!! Besos!!!

      1. Wow! como mi sobrina-ahijada preferida (Lury la llamamos a veces también). ¡Qué ilusión.! Gracias Laura
        Sí, Ursula, pero prefiero Ursilina como mi padre me llamó siempre (de ahí el nombre de mi Blog)

      2. Que coincidencia!!! Me parece que vamos hacer buenas amigas en esto de la blogosfera. Te mando saludos Ursilina!!!

Anímate y deja un comentario