La casa del silencio. Sara Bonfante.

La casa del silencio
La casa del silencio

La casa del silencio escrito por Sara Bonfante, es un tipo de libro que no leía hacía mucho tiempo -creo desde la universidad- y fue un desafío para mí. Manuel Puig vino a mi mente varias veces leyendo este libro: cómo no recordar su prosa tan significativa. Desde el inicio de esta historia, la autora presenta un mapa de lectura, constituido por: hechos y  expansiones -trama principal y subtrama-, palabras claves,  narradores y tiempos de anclajes. Si bien en un primer momento esto del mapa de lectura me tenía un poco confundida (da a mí entender demasiados detalles de la obra), con el transcurrir de La casa del silencio me vi varias veces consultándolo.

Como les decía anteriormente, la historia esta dividida entre una trama principal  y una sub trama. La familia Güemes Arduy es la protagonista de la trama principal. El padre -policía retirado-, sin escrúpulos, aspiraciones políticas antepuestas al bien de la propia familia y rodeado de  negocios sucios, en una Argentina que iniciaba su período democrático entre 1982 y 1983. La madre dominada por un matrimonio sin amor. La hija: Graciana, atormentada por una vida sin pasión, en un pueblo que la asfixia constantemente tampoco  tiene un trabajo que la satisface, ya que es empleada en la Unión telefónica.

Como subtrama la autora nos presenta la vida de Donatella -la abuela materna- de esta familia, que cuenta su vida en Trieste, Italia y la llegada a la Argentina escapando de la Primera guerra mundial.Y como cierre a este juego de tramas entrelazadas se presentan diferentes conversaciones telefónicas entre Carlos y FB; artilugio utilizado para sintetizar en parte lo que ocurre en cada capítulo,  permitiendo al lector aclarar ciertas dudas que se pueden presentar.

Interesantes componentes enriquecen el lenguaje de En la casa del silencio. Una narrativa construida en base a comunicaciones telefónicas ( el lector sólo puede “oír” parcialmente  lo que se dice), y también  a lo largo de la trama algunos fragmentos de oraciones religiosas se hacen presentes.

Para mi leer La casa del silencio  significó un desafío, no sabía si me iba a  encontrar a la altura de este tipo de libro. Se habrán dado cuenta que no me puedo detener sólo en la historia sino que debo centrar mi reseña también en la prosa, debido a la peculiaridad en la construcción narrativa; ya que  la forma en la cual está escrita se aleja  de la escritura básica de la novela lineal. Presentándonos en primer lugar un mapa de lectura y en segundo lugar, dos tipos de narradores: narrador en tercera persona del singular omnisciente -que sabe todo acerca de la acción, así como los pensamientos, las motivaciones, hace juicio de valor sobre los personajes, y también reproduce los diálogos de las comunicaciones telefónicas, -deja su voz con notas al pie- y un  narrador en primera persona del singular.

Incluir al lector en la historia es realmente significativo: como lectora me sentí parte de La casa del silencio, colaborando en cierta forma al tratar de descifrar la voz que no se escucha en las comunicaciones telefónicas y eligiendo mi propio final. Recomiendo La casa del silencio por que es una muy buena historia, narrada de manera original.

 

Anímate y deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.