Bitácora de mis pasiones: Balance 2017

Hacer una lista con los mejores libros del 2017 no me parecía muy objetivo que digamos. Lo que yo puedo considerar muy bueno no tiene que serlo para los demás. Por eso pensando y pensando que era lo mejor de este año que dejamos atrás, me di cuenta que hubo muchas cosas buenas, otras excelentes y algunas para el olvido.

Siempre me gustó mucho leer, y como adicta a la lectura también me surgían muchos interrogantes a la hora de elegir un libro.  Así nació Bitácora de mis pasiones. Un blog para ayudar a los lectores en sus decisiones a la hora de comprar un libro, dar a conocer autores nuevos, autodidactas, autopublicados, etc.

Y en ese camino también fui conociendo el otro lado de este “mundo literario” que tiene sus cosas buenas y también sus cosas no tan buenas. Pero bueno, me rehúso a cerrar el año con una entrada negativa llena de pálidas. ¡No señor!

Este año fue un descubrimiento a nivel personal, porque más allá de que amo esto que hago, se necesita tiempo, dedicación y constancia.  Y aunque muchos días no eran los esperados, nunca bajé los brazos, siempre me mantuve firme en mi convicción. Creo que ese fue mi mayor descubrimiento personal, no suelo ser muy constante en mis decisiones: ante algunos obstáculos, me decidía por el camino fácil, por eso ¡brindo por mí!

En este año de Bitácora conocí mucha gente, muchos desinteresadamente me brindaron su apoyo y también su conocimiento. Compañeros de ruta me enseñaron estrategias, funcionalidades del blog, etc. Autores se brindaron ofreciéndome sus ejemplares para que yo se los reseñe, también editoriales.  Nuevos autores confiaron en mí para dar a conocer su obra ¡Gracias totales!

No quiero terminar sin agradecer a dos personas sin cuales no hubiera podido hacer nada de nada. Sofía y Victoria, mis dos compañeras, mis amigas, mis primas. Siempre ahí, junto a mí, al pie, para hacerme las correcciones pertinentes, enseñarme cuestiones gramaticales y ortográficas, y divertirnos mucho. Sí que nos hemos reído este año ¿no? ¡Brindo por ustedes!

Y por último a mi familia: Martín, Matilda y Amelia. ¡Sin su apoyo esto hubiera sido imposible! Gracias por tanto.

¡Chau 2017!  ¡Gracias por un año más!