Seis mil lunas. Julio Alejandre

Seis mil lunas
Seis mil lunas

Sinopsis

“Sobre el telón de fondo de la revolución salvadoreña, Seis mil lunas nos presenta catorce historias de personas concretas, de carne y hueso, sacadas de la América Latina de hoy, que nos transmiten sus derrotas, sus desventuras, sus esperanzas y su búsqueda de una vida mejor”.

Mi opinión

Es el segundo libro que leo de relatos cortos. En Seis mil lunas son catorce, historias y vivencias marcadas por el flagelo de la guerra. Seis mil lunas que hacen referencia a quinientos años de guerra y no «como se puede pensar» a una cuestión astrológica. Como verán, este libro es mucho más complejo y profundo.

Su autor Julio Alejandre, sabe trabajar con gran maestría las palabras y el recurso del relato corto. La intensidad de los términos empleados, hacen de este libro buen merecedor de todos los premios que le han otorgado.

Cuando hablo del recurso del relato corto, me refiero a que no es nada fácil poder expresar en pocas palabras una historia o vivencia tan compleja, como son las que se ven atravesadas por   la guerra.  Si tuviera que elegir una palabra para describir esta obra sería: realismo.

Seis mil lunas, tuvo una primera versión en el año 2013 y una segunda, este año. En esta oportunidad se completó con un diccionario salvadoreño, el cual consulté en varias oportunidades por el desconocimiento de diferentes términos. Esta modificación me parece muy acertada, ya que para que el lector pueda apreciar la intencionalidad y el peso de las palabras  en el relato, debe conocer e interpretar su significado.

Si bien son relatos cortos, no por eso dejan de ser intensos; al contrario están tan bien narrados que no pude dejar de leer. El titulado “Al final del callejón” fue el que más me impactó, es crudo y cuenta hasta el mínimo detalle de lo ocurrido en la colonia “Las lomas”.

Mujeres marcadas por la guerra, fugitivos, hijos abandonados, muertes y más muertes, delatores, abuelas que cumplen roles de madres,  infelicidad, son algunos de los temas que se tratan de Seis mil lunas.

Quinientos años de barbarie; ante semejante atrocidad todos, quieran o no, se ven transformados por este aberrante  hecho, al punto de cambiar sus vidas para siempre.

Les recomiendo Seis mil lunas, para los amantes de la buenas lecturas; no van hacer los mismos después de haberlo leído.

Si quieres obtener Seis mil lunas, te dejo el enlace de compra.

Nuevos escritores. Nancy Gutierrez

             ♣ Iniciando el camino ♣

Este es un espacio dedicado a nuevos escritores. Aquí iré subiendo sus comienzos, sus primeros pasos en este fabuloso mundo de la escritura.
La mayoría de ellos son autodidactas. Sólo el impulso de volcar sus sentimientos más sensibles los llevan a escribir estas lineas aquí compartidas.

“Tú creas tus propias oportunidades”

El hombre del sillón
Pinterest

Cuando alcanzó a reconocer su rostro, vio que había envejecido.

Las noches y los días transcurrieron sobre él, como atraviesa el viento  las playas sureñas de mi país; nada lo detiene; es tan fuerte, que se lleva todo a su paso. Los días pasaron y se llevaron los pocos sentimientos que tenía.

Escondía los marcos de sus fotos, porque temía a los recuerdos de su triste pasado. Él no podía detenerlo, el tiempo se marchaba por cada agujero de su habitación vieja;  tan vieja como el alma que llevaba dentro.

Cuando se atrevía hablar de sus recuerdos, contaba de su niñez: la vida pobre que había llevado junto a su Abuela  materna, sus hermanos y su Madre; pernoctar en una casa añeja, llena de  incomodidades, que él no notó hasta que conoció lo que era vivir mejor.

Allí permanecía, en la penumbra de su sala  con pequeños ventanales, con grandes cortinados de color bordó -que no dejaban atravesar ni una pequeña gota de luz-  sentado en su sillón.  Esta habitación  lo hacía sentir bien dentro de su propio encierro, rehén de sus tristes recuerdos.

Pasó sus últimos días contando  su historia. La trágica muerte de la mujer que más lo amó. Sólo quiso recordar su pasado por que su presente estaba lleno de dolor. Se preguntó en varias ocasiones en qué había fallado. Se amaba tanto a sí mismo, que no encontró la respuesta. Comprendió que  sólo los rumores -nunca confirmados-   habían determinado su solitario carácter.

Un día, en un instante estalló de su boca la más difícil decisión: debería acabar con el sufrimiento de sus recuerdos y de su cuerpo, que lo obligaba a no moverse para evitar los dolores del profundo mal que lo acompañaba.

La sola idea de separarse de su cómodo sillón, lo transportaba a su cruel realidad.

Sólo  dejó salir de su boca una frase… esta frase le marcó el final.

Lo menos grave que podía suceder, por supuesto, era que una simple frase dicha al descuido le devolviera la agresividad que había ocultado por un tiempo, en su letargo obligatorio.

                                                                                                                             Nancy Gutierrez